Chan'beauté, la estética terapéutica

Estética terapeutica, Chan'beauté

La cara es el reflejo del alma y de nuestro equilibrio interior. Gracias a la Facioterapia - Dien Chan podemos estimular nuestro proceso de autorregulación con el fin de recuperar el equilibrio del cuerpo.
La técnica de Chan’beauté permite redescubrir los esquemas de reflexión del Dien Chan, consagrándoles un nuevo sentido y utilizándolos con fines estéticos.
Las herramientas de estimulación abren así un amplio abanico de posibilidades y permiten profundizar en los protocolos estéticos ya conocidos.

Actuamos en profundidad para obtener resultados profundos y duraderos.

Gracias al Dien Chan podemos estimular nuestro proceso de autorregulación con el fin de recuperar el equilibrio del cuerpo.
El alivio de los dolores es rápido pero es gracias al estudio de la base teórico-práctica del Dien Chan que nos permite alcanzar el origen del problema. Actuamos en profundidad para obtener los resultados profundos y duraderos.

Estos conocimientos aplicados sobre los cuidados estéticos permiten efectos sorprendentes.
Por esta razón es importante estudiar bien la técnica original de reflexología facial y no sus versiones simplificadas que a menudo no tomaron en consideración la dimensión multirreflexológica del Dien Chan.

La cara es el reflejo del alma y de nuestro equilibrio interior.
En Chan'beauté, actuamos en profundidad para obtener resultados profundos y duraderos.

La técnica de Chan’beauté permite redescubrir los esquemas de reflexión del Dien Chan, consagrándoles un nuevo sentido y utilizándolos con fines estéticos.
Las herramientas de estimulación abren un amplio abanico de posibilidades y permiten profundizar en los protocolos estéticos ya conocidos.

Esto amplía los resultados y refuerzan los efectos de los principios activos de los productos utilizados.
Se trata de un enfoque innovador de cuidados de belleza y de bienestar.
La piel es el reflejo de nuestro estado general de salud. El Chan’beauté se inspira de la localización de las imperfecciones cutáneas para definir con precisión las zonas reflejas de la cara o del cuerpo que hay que estimular.

Tratando el equilibrio interior obtenemos mejores resultados sobre la belleza exterior.

La escucha, el interrogatorio y el tacto completan este enfoque cuya eficacia asombrosa seduce a cada vez a más profesionales que desean añadir una dimensión terapéutica a sus cuidados.
No hay una belleza única.
No buscamos la juventud eterna sino aprender a envejecer al ritmo natural y sano propio de la vida pudiendo borrar ciertos signos poco estéticos que nos delatan pequeños desequilibrios frutos de nuestra vida moderna.

Todas nuestras alumnas cuidadosas del aspecto de su piel, nos confesaron haber ahorrado en “cremas milagrosas” reemplazándolas por un cuidado natural y simple con la ayuda de un rodillo yin o de una pequeña bola yang.
Hacen referencia al uso de las herramientas multireflex en Chan'beauté.

Más información y consejos en la web oficial del Chan’beauté:www.Chanbeaute.com